La vida privada en las redes sociales

Las redes sociales han creado una nueva forma de comunicación. Cada vez son más utilizadas para comentar todo lo que pasa y subir imágenes a la nube. Esta tendencia tiene sus peligros si no se toman las medidas adecuadas y se utiliza un poco de sentido común.

Según diferentes encuestas realizadas por Securitas Direct, a pesar de saber lo peligroso que es revelar todo lo que se realiza en las redes sociales, todavía muchos españoles lo continúan haciendo. Los clientes ya dan a sus Opiniones Securitas Direct con respecto a lo que se debe mostrar y no en las redes sociales.

Esta empresa de seguridad encargó al Instituto Sondea un estudio con más de 2.000 entrevistas realizadas por todo el territorio nacional sobre esta temática. El objetivo era determinar cuántas personas en España acostumbraban a compartir datos de todo lo que hacen durante sus vacaciones incluyendo fotos y mensajes informativos.

Muchos clientes afirman que el servicio de alarma es esencial para la protección de sus hogares y negocios, ya que advierten la presencia de un intruso y se comunica directamente con la Central Receptora de Alarmas para tomar acciones. Sin embargo, no se pueden olvidar los pequeños detalles para estar seguros no sólo dentro, sino también fuera de casa, y eso incluye tomar precauciones con lo que se comparte en las redes sociales.

Así, las conclusiones demostraron que el 63% de la población comparte todo o que hacen en sus redes en el momento en que están de vacaciones. En cuanto a las más usadas, Facebook fue la favorita, con 77,50% de los encuestados, siguiéndole Twitter con 16,40% y finalmente el Instagram (14,30%).

Lo curioso es que, durante las entrevistas, más del 70% de las personas reconoció que compartía todo lo que hacía en vacaciones aun sabiendo los peligros que podía eso causar, y sólo un poco más del 50% dijo que normalmente prefería compartir fotos al llegar de vacaciones y no durante, como medida de prevención de robos.

Lo que reflejan las Opiniones Securitas Direct es que el hecho de hacer público el lugar donde se pasan las vacaciones hace que los ladrones puedan tener más facilidad en sus actos delictivos ya que pueden saber fácilmente que la familia no se encuentra en casa y aprovechar la situación para cometer una intrusión.

De esta manera, la compañía indica que hay que tener en cuenta que no se deben compartir fotos de vacaciones hasta después de haberlas terminado, y que se debe desactivar la opción de geolocalización en los teléfonos móviles para evitar desagradables sorpresas en momentos tan especiales como el verano.